martes, 3 de mayo de 2011

Etiquetas | ,

Cultura y tradición marroquí

martes, mayo 03, 2011

Como digo siempre, conocer la cultura, las tradiciones y las costumbres de un país ayuda a que disfrutemos más de nuestra estancia turística. Conocer el modo de vida de los marroquíes es clave para no sólo evitar malentendidos sino además ver nuestra experiencia turística enriquecida. Muchos no van a Marruecos por sus monumentos turísticos ni por su historia, sino más bien por su gente.


Hoy por lo tanto, y sin ánimo de caer en generalizaciones superficiales, os traigo una pequeña lista con las principales características del ciudadano medio marroquí, aquel con el que tendréis que interactuar en el restaurante, en el taxi, o cualquier aspecto de la vida cotidiana marroquí.

Cultura y tradición de los marroquíes
Temperamento mediterráneo: El carácter pasional y agresivo de los marroquíes es muy representativo del temperamento mediterráneo. Se percibe en su voz elevada cuando manifiestan alegría o cólera, sus calles y mercados (zocos) animados, etc. Discuten por costumbre, y adoran los pequeños placeres diarios como puede ser un té a la hierbabuena o cualquier plato simple de la cocina marroquí.

Espíritu de negocios: A los marroquíes les encanta hacer negocio, y el tira y afloja entre vendedor y comprador es una tradición muy arraigada ahí, incluso entre marroquíes. En Marruecos es muy raro encontrar tiendas con artículos donde el precio esté previamente ya expuesto, y aun si fuera así, siempre es posible negociar.

Musulmanes moderados pero muy creyentes: La mayor parte de los marroquíes son musulmanes y el Islam es la religión oficial de país. Algo particular de Marruecos es que el monarca es a la vez el jefe religioso del país.
Los marroquíes siguen generalmente la rama del Islam suní, que hace una interpretación del Corán influenciada por el Imam Malik, y por lo tanto es una intrepretación menos rígida.
Marruecos por sus relaciones comerciales y culturales con Occidente está obligado a seguir un acercamiento muy moderado al Islam. La juventud marroquí, todavía creyente y de fe musulmana, tiende cada vez a ser menos practicante. Así, las 5 oraciones obligatorias al día se transforman en sólo 3 ó 2 oraciones diaria o, en algunos casos, desaparecen por completo, muchos marroquíes empiezan a probar el cerdo y muchos beben alcohol. Digamos, pues, que los movimientos fundamentalistas en Marruecos si bien existen no dejan de ser porcentajes ridículamente pequeños, casi imperceptibles.

Un país de mucha tradición: Que un país se esté modernizando no significa que se olvide de sus tradiciones. De hecho Marruecos no desea en absoluto romper con su tradición ni con su historia, lo que, en muchos casos, produce algunas situaciones muy paradógicas: por ejemplo no sería raro ver en el centro de Casablanca un grupo de hombres vestidos de traje de chaqueta y encorbatados, charlando con sus amigos en chilabas y babuchas y saboreando un exquisito té marroquí a la mente en una cafetería en el bajo de un alto edificio moderno de cristal.

La familia y la mujer: En Marruecos el concepto de la familia sigue teniendo una gran importancia para todos los marroquíes, si bien es cierto que está conociendo un proceso de modernización lento pero constante. Los matrimonios forzados o la poligamia son cada vez menos frecuentes en comparación con otros países musulmanes.
En cuanto a la situación de la mujer marroquí, ésta no tiene nada que ver con la de la mujeres musulmana árabe de otros países como puede ser el caso de Arabia Saudí.
Las ciudades grandes como Rabat, Casablanca o Agadir han ido modernizando y occidentalizando su modo de vida en los últimos años, tanto que podemos ver mujeres pasear en la calle sin velo, incluso vestidas de manera tirando a liberal, de un modo que casi podría despertar escándalo en algunos pueblos de Europa. Opuesto a este hecho también existen pueblos y pequeñas ciudades marroquíes donde todavía no es muy común ver a mujeres en público y si se las viese sería con velo.

0 Comentario(s) sobre “Cultura y tradición marroquí”

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejar tu comentario!

Publicidad | Contacto